orgasmos más intensos

5 trucos para conseguir orgasmos más intensos

¿Qué puede haber mejor que experimentar un orgasmo? ¡Pues experimentar un orgasmo todavía más intenso! Teniendo en cuenta estos sencillos consejos y trucos, seremos capaces de disfrutar de orgasmos más intensos en nuestras relaciones sexuales. La clave está en mantener una actitud mental correcta. En otras palabras, sentir confianza y disfrutar plenamente sin prejuicios y sin cohibirte. Es importante centrar tu atención en todas y cada una de las sensaciones de tu cuerpo en el momento de conexión con la otra persona. Déjate llevar al 100% e intenta no controlar tus emociones, sino rendirte a ellas.

Una vez hecha esta pequeña introducción, vamos a pasar a los 5 trucos infalibles para experimentar los orgasmos más intensos que hayas sentido nunca.

1. El tiempo es importante

Un orgasmo es como una bola de nieve, cuanto más tiempo lo trabajes, más grande será. Para ello, tenemos que modular la velocidad y la intensidad de la relación sexual, incluyendo momentos de gran intensidad en los que estés a punto de llegar al éxtasis, para luego bajar la intensidad de los estímulos y continuar haciéndolo lentamente… Luego volvemos a subir, y bajar, acumulando tensión y haciendo la bola de nieve cada vez más y más grande hasta que finalmente… ¡bum!

2. Calienta el cerebro antes que el cuerpo

La fábrica de la atracción sexual y del erotismo no se encuentra en los genitales, sino que se genera en nuestro cerebro. Echar un polvo simplemente por descargar tensiones, sin que haya más trascendencia que esa… no nos proporcionará un orgasmo por todo lo alto, ¡se siente! Para intensificar el orgasmo debemos crear un ambiente previo que se origine en nuestro cerebro. ¿Cómo? Muy sencillo. Una conversación subida de tono, un vídeo o una película que caliente el ambiente, o hablar de fantasías sexuales. Todas estas opciones activarán esa fábrica de atracción sexual que es nuestro cerebro y nos ayudarán a cogernos con más ganas y conseguir orgasmos más intensos.

3. Ejercicios Kegel para hombre y mujer

Ya os hemos comentado alguna vez cómo trabajando la musculatura pélvica, tanto las mujeres como los hombres, mediante ejercicios Kegel o con bolas chinas, se puede conseguir intensificar los orgasmos. Los músculos del suelo pélvico son los que se contraen durante las relaciones sexuales, y más intensamente durante el orgasmo. Por tanto, cuanto más fortalecidos estén estos músculos, más placer proporcionará el orgasmo. Además, en los hombres, un suelo pélvico fortalecido proporciona erecciones más fuertes y duraderas y ayuda a controlar el momento de la eyaculación.

4. Más de un estímulo a la vez

Nuestro cuerpo puede recibir estímulos a varios niveles sensoriales. Estímulos táctiles, visuales, auditivos, gustativos, olfativos y mentales. En el punto 2 os hemos comentado la importancia de los estímulos mentales, pero no son los únicos a tener en cuenta. Los estímulos táctiles seguro que todos los tenemos por la mano (nunca mejor dicho), pero tampoco va mal dar algún truquito extra. Por ejemplo, combinar la estimulación directa de los genitales (pene, clítoris, etc.) con otros estímulos como besos en el cuello, caricias en los pechos y pezones, agarrar la espalda y cadera con fuerza… ¡Prueba a combinar distintos estímulos durante el sexo! Y no solo táctiles. Un aroma embriagador y afrodisíaco puede ser un buen activador de la pasión, así como gemir o hablar durante el sexo, miraros a los ojos, o jugar con preservativos y/o lubricantes de sabores, también pueden potenciar nuestro placer. Prueba gemir a tu pareja en el oído, o susúrrale lo mucho que te gusta lo que te hace…

5. Disfruta del momento

Como os comentábamos al principio del artículo, la mejor manera de intensificar un orgasmo es sentirlo plenamente. ¿A qué nos referimos con esto? Pues a que durante el sexo no pienses en otra cosa que no sea en el “aquí y ahora”. Una relación sexual con una persona con la que tenemos confianza puede convertirse en un ritual de conexión a nivel sensorial y emocional. Disfruta de los besos, de las caricias, de todos y cada uno de los estímulos que te lleguen por los distintos sentidos. Si te centras en vivir y disfrutar el momento sin pensar en qué pasará después, entrarás en una especie de trance donde el orgasmo será como alcanzar el nirvana del placer. ¡Cierra los ojos y déjate llevar!

5 2334