vídeos sexuales

Vídeos sexuales o cómo ser actor porno por un día

Todos alguna vez hemos fantaseado con grabar películas para adultos. Y aunque muy pocos de nosotros iríamos a una productora a trabajar profesionalmente, la alternativa más interesante puede ser grabar vídeos sexuales con nuestra pareja.

Muchas veces, para romper la monotonía en la relación puede ser divertido grabarse teniendo sexo para visionarlo después. Poner una cámara o móvil en la habitación, caldear el ambiente y disfrutar de una sesión de sexo digna de los mejores actores porno puede ser una actividad muy sana para hacer en pareja. Sin embargo, esta práctica también puede tener sus riesgos, por lo que vamos a hablaros de las ventajas y las desventajas de grabar vídeos sexuales con vuestra pareja.

Ventajas de grabar vídeos sexuales  

Grabar vídeos sexuales con tu pareja tiene múltiples beneficios. Primero de todo, es una manera fantástica de romper la monotonía. En caso de que el sexo se haya vuelto rutinario y poco apasionado, el hecho de grabarlo le dará un toque interesante a vuestras relaciones para así aumentar la libido. Podéis experimentar con disfraces, juguetes eróticos, varias posturas del Kamasutra, e incluso ir cambiando de plano si queréis hacerlo lo más profesional posible. Además, puede resultar muy divertido de ver en pareja una vez grabado, uniéndoos aún más y pasando un buen rato juntos con vuestras performances. A nivel más serio, ver estos vídeos puede serviros para hablar sobre lo que estáis viendo, comentar cosas que no os gusten o que queráis cambiar y aprender de los errores. Por otro lado, esta confianza con vuestra pareja también os puede ayudar a dejar de lado los complejos y la vergüenza, para construir una relación mucho más sana y beneficiosa en todos los sentidos.

Desventajas de grabar vídeos sexuales

Ya hemos visto que grabar vídeos sexuales en pareja puede resultar muy bueno para vuestra relación. Sin embargo, hay que tener en cuenta varias cosas antes de decidirse a hacerlo. El riesgo más obvio de grabar este tipo de vídeos es el riesgo de que se difunda. Aunque no seas una celebrity con mucho que perder, que circule por la red un vídeo sexual en el que apareces no es beneficioso para nadie. Dejar el vídeo en el mismo dispositivo mucho tiempo, enseñárselo a amigos y conocidos, o reproducirlo en lugares poco discretos pueden ser vías para que el vídeo acabe en manos de personas que lo puedan difundir o hacer un uso perjudicial de este. Para grabar estos vídeos, es muy importante tener confianza con la otra persona, porque si es una relación esporádica y el vídeo está en su poder nunca sabes cómo lo va a utilizar. Es importante que todas las personas implicadas en el vídeo hayan dado su consentimiento previo para no tener ningún problema o discusión. Y como las comparaciones son odiosas, también hay que estar muy mentalizado que los vídeos sexuales caseros nunca pueden ser como una película porno que tiene actores profesionales, una productora y muchísimo dinero detrás, cosa que engaña y distorsiona la imagen de lo que es el sexo. Por ello, se debe tener una autoestima alta y saber reírse de uno mismo antes de embarcarse en la aventura de los sex tapes.

 

Teniéndolo todo en cuenta, grabar vídeos sexuales puede ser muy divertido y excitante. ¿Alguna vez has grabado un vídeo sexual con tu pareja? ¿Cómo fue la experiencia?

4 1031