Látigos, Fustas y Plumeros BDSM

En nuestra selección de látigos, fustas y plumeros BDSM encontrarás los productos perfectos para añadir un toque de intensidad a tus juegos de dominación y sumisión.

Utiliza los látigos, fustas y cuerdas para castigar, atar y golpear y las plumas para añadir delicadeza, acariciar y generar placer a la persona sumisa.

Todos estos complementos tienen el objetivo de transformar tus encuentros íntimos en experiencias inolvidables combinando la sensualidad y el control.

Mostrando los 4 resultados

ENVÍOS DISCRETOS

SOPORTE ONLINE

COMPRA ASEGURADA

ENVÍO A DOMICILIO

¿Quién puede usar los látigos, fustas y plumeros?

Los látigos y fustas, en los juegos de dominación y sumisión, son elementos que sirven para identificar quién lleva las riendas de la situación.

Los plumeros pueden ser utilizados por cualquiera para disfrutar de un masaje erótico.

¿Qué tipos de látigos, fustas y plumeros existen?

  • Látigos y Fustas:
    • Tamaño. Estos productos constan de dos partes: un mango y la parte que azota. Normalmente, el tamaño del mango es estándar y lo que varía es el tamaño de las tiras para azotar.
    • Material. Se pueden de encontrar de diversos materiales. Silicona, Cuero, PVC, Metal...
    • Dureza del azote. Varía según las dimensiones y el material. Los que tienen más tiras y más anchas causan un dolor mayor.
  • Plumas;
    • Plumeros. Fabricados con plumas suaves de diversos colores y tamaños para provocar escalofríos de placer.
    • Plumero de silicona. No contienen plumas, están hechos de silicona resistente y fácil de lavar, con tiras de distinta longitud.
    • Pompones. Formados por pompones redondeados. Constan de una pelusa suave y son adecuados para las pares más sensibles del cuerpo.
    • Látigos para hacer cosquillas. No solo sirven para golpear, sino que también se utilizan para regalar caricias sensuales.

Modo de uso

No necesitas ser un experto para utilizar un látigo o fusta con éxito. Primero debes practicar para conocer la potencia y golpear con precisión. Evita golpear en zonas sensibles como los riñones, abdomen o cabeza y reparte los golpes por distintas zonas y deja enfriar las zonas golpeadas antes de continuar.

Las plumas son más sencillas de utilizar, simplemente acaricia, seduce, haz cosquillas.... estos accesorios pueden provocar mucha diversión en los juegos previos. Combínalo con otras técnicas como vendar los ojos para añadir un toque de misterio.

Mantenimiento.

Un buen mantenimiento de las fustas y látigos empieza por no exponerlos al sol directo ni a cambios bruscos de temperatura, sobre todo los que están fabricados en cuero o cuero vegano.

Los de cuero, límpialos con un paño húmedo y un limpiador específico de juguetes eróticos

Los de silicona, lávalos con agua tibia y jabón.

Lo ideal es usar un spray desinfectante para limpiarlos.