imagen-principal-sexo-embarazo

¿Sexo durante el embarazo?

El sexo durante el embarazo es uno de los temas que despiertan el interés o la preocupación de las parejas que esperan un bebé. Todavía hoy existen muchas personas que muestran dudas y desinformación al respecto. Sin embargo, los especialistas en medicina y los expertos en sexología tienen claras las respuestas. Es importante conocerlas para acabar con ciertos mitos y tabúes.

¿Es perjudicial mantener relaciones sexuales durante el embarazo?
La respuesta a esta pregunta es que no, no es perjudicial tener sexo mientras se está embarazada. Sin embargo, en temas de salud, siempre hay que tener en cuenta que no se puede establecer una norma absoluta para todo el mundo. Es decir, cada persona deberá consultar su situación con un especialista para asegurarse de que todo es correcto.

El doctor Maximiliano Katz, obstetra y ginecólogo, explica: “Las relaciones sexuales se pueden producir de manera regular y habitual durante la gestación. En algunos casos particulares, y según recomendación médica, pueden llegar a suspenderse temporalmente (por ejemplo, por pérdidas) o por períodos más prolongados (en amenazas de partos prematuros). Inclusive existen casos donde las mismas son suspendidas por todo el embarazo, como rotura prematura de bolsa”. Pero el especialista insiste en que “estos casos son la excepción y no la norma: en el embarazo se puede mantener sexo sin inconvenientes

¿El bebé lo percibe?
Una de las principales preocupaciones a la hora de mantener relaciones sexuales es si el bebé siente algo distinto o incluso si puede causarle alguna molestia. Lo cierto es que no se tiene constancia de qué es exactamente lo que percibe el bebé. No obstante, los especialistas coinciden en que en caso de que sienta algo diferente durante el sexo, se descarta que pueda hacerle algún tipo de daño. Por lo tanto, es falso el mito de que el bebé puede sufrir durante las relaciones sexuales.

¿Qué hay que tener en cuenta?
No todas las embarazadas sienten deseo sexual, en algunos casos mengua y en otros, se potencia. Es posible que después de tener sexo, la embarazada presente mayor cantidad de flujo o incluso algunas gotas de sangre. Es un hecho común, por lo que no debe alarmarse.

Por otra parte, hay que destacar que en aquellos casos que el médico no indique lo contrario, no sólo no es perjudicial mantener relaciones sexual, sino que será beneficioso para la pareja. Ya que con el sexo estimulamos nuestro interior tanto física como psicológicamente y supone un aporte de felicidad que será revitalizante para ambos.

Fuente: Clarín

0 910