Lluvia dorada

Lluvia dorada: ¿por qué nos excita que nos orinen encima?

Es innegable que a las personas, normalmente, nos atraen y nos excitan ciertos fluidos corporales de otras personas, como por ejemplo la saliva, el sudor, la eyaculación e incluso, por qué no… ¡también la orina! Bueno, vale. Igual la orina es uno de esos fluidos que solo excitan a una minoría de personas que tienen esa parafilia. Pero oye, si tú eres una de esas personas a las que les gusta, ¡fuera tabúes! La lluvia dorada es una práctica sexual como cualquier otra, siempre y cuando se sigan una serie de recomendaciones para practicarla de manera segura, higiénica y, por supuesto, consensuada.

La lluvia dorada o urolagnia es una parafilia sexual o fetiche que se basa en encontrar placer sexual en el acto de orinar sobre tu pareja o ser orinado por ella. Como todas las parafilias y fetiches, hay ciertos grados de placer según los estímulos. Desde personas que disfrutan tan solo con el olor, hasta el extremo de saborearla e incluso tragarla. Entre estos dos extremos, están las personas que disfrutan de la sensación del líquido cayendo sobre la piel, sobre la cara, e incluso sobre los genitales de la otra persona. Y esto no tiene que ver solo con la práctica en la intimidad, también hay quien encuentra placer en el exhibicionismo de hacer pipí en público, en el voyeurismo de observar a alguien orinar, e incluso en la zoofilia viendo orinar a los animales o siendo orinados por animales. ¿Cómo te quedas?

La psicóloga Wendy Rodríguez trata de dar explicación al motivo por el cual hay personas que se sienten excitadas por este fluido corporal:

“La lluvia dorada es una de las parafilias sexuales que involucran juego recíproco de poder y sumisión donde un miembro de la pareja es el dominante o activo y el otro, el dominado o pasivo. Esta situación se da incluso en los animales, que marcan su territorio con orina para ahuyentar a sus enemigos o atraer una pareja”.

Aunque la lluvia dorada sea una práctica que puede traer cierta controversia, no debe ser vista como algo “malo” o incorrecto. A pesar de ser una parafilia, no es ilegal ni está prohibida (siempre y cuando no involucre animales, obviamente…). Sin embargo, sí que hay que tener en cuenta ciertos aspectos sanitarios a la hora de practicarla, ya que pueden existir algunos potenciales peligros…

Lo ideal es practicar la lluvia dorada en la ducha mientras el agua fluye

A grandes rasgos, desde el punto de vista sanitario, lo ideal sería practicar la lluvia dorada en la ducha, mientras el agua fluye. Por otro lado, sería adecuado evitar ingerir la orina, ya que este fluido puede transmitir enfermedades e infecciones bacterianas de la uretra o la vejiga, como la hepatitis A o B. Además, pueden existir reacciones alérgicas a los componentes de la orina, o incluso si la orina contiene algo de sangre, podría incluir virus como el VIH.

Lo más importante si estáis pensando en experimentar con la lluvia dorada es aseguraros de que ambos miembros de la pareja estéis sanos, que ambos deis vuestro consentimiento y que lo practiquéis de manera responsable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.