Fetichismo de pies

Fetichismo de pies: el sexo más allá de los genitales

Lejos de lo que se pueda pensar, el fetichismo de pies no es una patología sexual de unos pocos “raritos”, sino que es una preferencia sexual mucho más habitual de lo que creemos. Nos vemos en la obligación de volver a recordar que el sexo va más allá del pene, el culo y la vagina, y que los pies pueden ser una zona erógena igual de excitante que cualquier otra si se sabe cómo estimularla.

¿Realmente es tan común el fetichismo de pies?

Aún a día de hoy existen muchos estigmas entorno al fetichismo de pies, ya que hay quien lo considera una práctica sucia o desagradable, pero lo cierto es que este fetiche es más común entre las personas de lo que nos imaginamos.

¿No os lo creéis? Una empresa de preservativos llamada Skyn realizó una encuesta sobre hábitos sexuales y fetichismo a 5.000 jóvenes de entre 18 y 34 años y se llegó a una conclusión clara: el fetiche más común entre los jóvenes son los pies. La mayoría de jóvenes encuestados aseguraban sentir excitación al ver, tocar, lamer u oler pies. ¡Ah! Los resultados también mostraron que, en general, los hombres son más amantes de los pies que las mujeres.

Otro dato interesante es que en la mayoría de casos, las mismas personas que aseguraban sentir ese fetiche por los pies, también lo sentía por los zapatos, sobre todo por los tacones altos de aguja.

¿Por qué nos excitan los pies?

Lo cierto es que no existe consenso ni una respuesta clara en cuanto a por qué las personas sentimos deseo concretamente por esta parte del cuerpo. Sin embargo, algunos neurólogos aseguran que el fetichismo de pies tiene cierta base científica, ya que la zona de los genitales y los pies están al lado la una de la otra en el cerebro. En otras palabras, las respuestas que recibimos de nuestro cerebro a estos estímulos provienen de la misma zona.

Además de este, hay otro motivo que explica la excitación por los pies. ¿Os acordáis de que el clítoris, el órgano de placer principal de las mujeres, tiene alrededor de 8.000 terminaciones nerviosas? ¡Pues los pies tienen alrededor de 7.000!

¿Cómo estimular sexualmente los pies?

Después de esta explicación teórica, seguro que muchos os habéis quedado con las ganas de saber cómo llevar a la práctica el fetichismo de pies para ver si realmente es tan excitante como dicen. Antes de nada, debemos asegurarnos de que los pies están limpios, hidratados y perfectamente cuidados. Esto es importante no solo por una cuestión de higiene y prevención de enfermedades, sino también porque, como pasaría con cualquier otra parte del cuerpo, unos pies bien cuidados y aseados son mucho más atractivos.

Para conseguir una mayor comodidad y suavidad durante la estimulación, recomendamos aplicar un aceite o crema de masaje erótica o un lubricante, para que los dedos se deslicen más fácilmente. Empieza masajeando los pies con tus manos, despacio, variando la presión por cada zona, dibujando círculos alrededor de cada falange y cambiando de dirección por la planta y el empeine del pie… Pensad que en esta práctica sexual (como en cualquier otra), la comunicación es clave. Preguntad a vuestro amante si le gusta, si siente cosquillas, si quiere que vayáis más lento o más rápido…

Si os sentís cómodos de esta manera, es posible que queráis pasar al siguiente nivel y usar la boca. Mordisquitos, lametones, besos… Un truquito: ya que dejáis las manos libres, podéis usarlas para combinar la estimulación de los pies con la de los genitales al mismo tiempo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.