El pájaro prisionero, el Kamasutra de Sex Toys Center

El Kamasutra de Sex Toys Center: El pájaro prisionero

El pájaro prisionero es una postura que, aunque tenga un nombre un tanto peculiar, es muy fácil de llevar a cabo. La chica se tumba en el suelo boca arriba y levanta las piernas, encogiéndolas y llevándolas hacia su pecho. Entonces, el chico se pone de rodillas justo delante de la chica y se lleva los pies de ella al pecho, aguantando las piernas. Es en esta posición cuando puede empezar la penetración.

El pájaro prisionero es una postura muy recomendable para un mejor disfrute del coito, debido a la posición que adoptan ambos individuos: la chica inclina la pelvis hacia arriba al flexionar las piernas, y la manera como está colocado el pene del chico hace que la penetración sea más profunda y que estimule en gran medida el punto G de la chica, multiplicando el grado de placer. Para que el hombre también sienta el doble de placer, una opción es juntar las rodillas de la mujer o apretar los muslos de esta para ejercer una mayor presión en el pene y, por tanto, intensificar las sensaciones.

Aunque la postura no sea la más cómoda del mundo, puede ser realizada fácilmente y no requiere grandes dotes de equilibrista ni mucha flexibilidad, por lo que las parejas más novatas también podrán disfrutar de esta postura y sus ventajas. Además, practicarla en una cama supone una gran comodidad para ambos, y por tanto la duración se puede dilatar hasta que uno de los dos se canse, y el pájaro prisionero se libere 😉

A pesar de que esté pensada principalmente para una relación heterosexual, El pájaro prisionero también puede adaptarse a relaciones lésbicas si una de las dos chicas utiliza algún tipo de juguete sexual o arnés para llevar a cabo la penetración, puesto que la gracia principal de la postura es la gran estimulación del punto G que se puede conseguir con esta, y ambas chicas pueden turnarse para ser quien lleve el arnés.

 

0 666