duración cama

¿Duras lo suficiente en la cama?

Seguro que todos y todas nos hemos topado alguna vez con una pareja sexual que era amante de la velocidad, y no precisamente a la hora de conducir… En otras palabras, la eyaculación precoz puede ser un inconveniente muy incómodo, y puede generar más de un desencuentro sexual. Pero, ¿qué pasa en caso contrario? ¿Y si nuestra pareja sexual dura demasiado? Hoy, vamos a reflexionar sobre este tema.

Uno de los aspectos más importantes de una buena relación sexual es la duración. Es difícil en un primer momento que el sexo dure exactamente lo que necesitan todos los participantes. Un polvo demasiado corto es una decepción, pero si se hace demasiado largo se convierte en un acto mecánico nada excitante y un pelín exasperante.

¿A quién se le ocurriría inventarse que cuanto más dura un polvo es mejor? Esta relación de proporcionalidad directa entre cantidad y calidad es un mito, y es necesario desmentirlo cuanto antes. Por eso, si alguna vez te encuentras con un amante que presume de aguantar un montón en la cama, ¡huye! ¡Es una trampa!

En un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Pensilvania, se realizaron encuestas a psicólogos, médicos, trabajadores sociales y terapeutas con el objetivo de hacer una clasificación del tiempo que empleaban las parejas en la relación sexual. Concretamente solo se tenía en cuenta el tiempo desde la penetración hasta la eyaculación, sin contemplar preliminares ni sexo oral. Los resultados desvelaron que el buen sexo debe durar entre 7 y 13 minutos. Un coito demasiado corto sería aquel que dura entre 1 y 2 minutos; uno adecuado, entre 3 y 7, y uno demasiado largo tardaría entre 10 y 30 minutos.

Las relaciones sexuales no incluyen solo la penetración

Del mismo modo que existe la temida eyaculación precoz, también existe el caso contrario, la eyaculación retardada. Ambos casos pueden resultar un fastidio, y acabar convirtiéndose en factores detonantes de una relación. La eyaculación retardada puede deberse a factores físicos como el consumo de drogas o alcohol, la falta de sueño, o la deshidratación, o a otro tipo de factores, como la relación entre la frecuencia de masturbación y relaciones sexuales.

En caso de que nuestro problema sea la eyaculación precoz, curiosamente, una de las recomendaciones para solucionarlo es masturbarse más. Además de llevar un estilo de vida saludable, la masturbación ayuda a conocer el propio cuerpo, ya que proporciona un mayor control de los movimientos y la resistencia, lo que repercutirá en el desempeño sexual.

En cualquier caso, es muy importante tener en cuenta que las relaciones sexuales no incluyen solo la penetración. Durante el sexo, lo fundamental es crear armonía entre los amantes: combinar preliminares, masturbación, juguetes sexuales, sexo oral, penetración en distintas posturas… Solo de esta manera conseguirás el sexo más placentero con la duración que mejor se adaptará a tu pareja y a ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.