Deporte y sexo

Deporte y sexo: ¿Hacer ejercicio para un mejor sexo?

Hace poco os hablábamos de la importancia de una buena nutrición para mejorar nuestra sexualidad, y hoy vamos a centrarnos en la intrínseca relación entre deporte y sexo.

A menudo asimilamos el sexo como otra forma de actividad deportiva, ya que en ambos se produce un esfuerzo físico, un aumento de las pulsaciones y la presión sanguínea y sudoración. Si bien es cierto que el sexo es una actividad física importante, no es la única y de ningún modo sustituye el deporte en sí mismo. Es más, la práctica simultánea de deporte y sexo es muy recomendable para nuestra salud.

Todos sabemos los beneficios que puede tener la práctica de deporte: una mejora de la circulación, aumento de flexibilidad, mayor fortaleza, menos cansancio y tolerancia al esfuerzo… cosas que, en realidad, también nos ayudan en nuestras relaciones sexuales por una clara mejoría de nuestro estado de salud y capacidad física.

Está demostrado que la práctica regular de deporte tiene una fuerte incidencia en el incremento de nuestro rendimiento sexual, en una mayor respuesta de nuestros músculos y mayor oxigenación. Consecuentemente, tenemos los 5 sentidos más atentos y, por tanto, disfrutamos aún más de la experiencia.

Aparte de los beneficios somáticos de la práctica de deporte y sexo, como puede ser la prevención de la disfunción eréctil en hombres y el aumento del apetito sexual en mujeres, también hay beneficios psicológicos: una mayor autoestima y la percepción de estar más sano también acaba teniendo un impacto en nuestra salud sexual y nos hace tener sexo más satisfactorio y placentero.

La misma OMS pone en relación deporte y sexo en su definición de salud sexual. Así pues, vemos que el deporte junto con una buena nutrición son clave para poder disfrutar de un buen sexo y poder llegar a los límites inimaginables del placer. ¡A correr…!

0 388