adicción al sexo

Adicción al sexo: cuando el placer se vuelve un problema

La adicción al sexo, también conocida como ninfomanía en las mujeres y satiriasis en hombres, es una patología que sufren algunas personas que no pueden controlar su comportamiento sexual y sienten un deseo desenfrenado por mantener relaciones sexuales, una hipersexualidad que es algo más común en hombres que en mujeres.

A primera vista, puede parecer una tontería. A la inmensa mayoría nos gusta el sexo, y querer practicarlo siempre que podemos no es algo malo de por sí. Muchos incluso piensan que ojalá ser adicto al sexo, que puede ser muy divertido. Sin embargo, la adicción al sexo no se trata de eso. Cuando este deseo sexual empieza a descontrolarse y causar consecuencias negativas, podemos decir que existe una adicción al sexo y, como cualquier adicción, es un problema grave.

Masturbación compulsiva, consumo excesivo de pornografía y contenido erótico, cibersexo, prostitución, e incluso acoso sexual en los casos más graves… la adicción al sexo afecta a todos los aspectos de nuestra vida, pudiendo acabar con nuestro trabajo, amistades, relaciones sentimentales… y es algo que debemos controlar a tiempo. Un patrón repetido de fantasías sexuales muy habituales, o compensar estados de ánimo negativos como la depresión a través del sexo son posibles síntomas de un desorden hipersexual.

Aunque no está muy claro el origen, se cree que esta patología proviene de un desajuste químico en el cerebro o de lesiones en la corteza prefrontal medial del cerebro. Algunos estudios también afirman que venir de una familia desestructurada o haber experimentado abusos también tienen peso en la aparición de esta anomalía. Sin embargo, no podemos afirmar que haya una correlación directa de causa y efecto.

Como decimos, puede hacerse mucha broma en torno a lo que significa ser un adicto al sexo, y poner el límite en cuándo esto se convierte en un problema no es tarea fácil. No sufras: que te guste mucho tener sexo no es algo malo ni tienes por qué ser adicto al sexo. Ahora bien, en el momento en que tu deseo sexual controle tus decisiones y tenga un impacto directo en cómo gestionas tu vida, tal vez sea el momento de consultar a un especialista.

Aunque la adicción al sexo sigue siendo un tabú, y muchas personas lo mantienen tan en secreto que no lo cuentan ni a su pareja, es importante mantener una buena comunicación con la gente de nuestro entorno, porque como con cualquier desorden psicológico el apoyo de la gente cercana es esencial. Eso, y visitar a un especialista son maneras de tratar de lidiar con esta adicción y curarla.

En Sex Toys Center sabemos que el sexo es uno de los mayores placeres de nuestra vida, pero hay que asegurarse de practicarlo siempre con responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.