9 cosas que nos pasan si dejamos de tener sexo

  1. Más estrés. Uno de los efectos que nos resultan más evidentes cuando estamos faltos de sexo es que aumenta nuestra irritabilidad. El sexo es un ejercicio excelente para liberar tensiones y desconectar del frenetismo y estrés del día a día.
  2. Debilitación del sistema inmune: Está demostrado que el sexo influye positivamente al sistema inmunológico, ya que contribuye a que el cuerpo combata activamente las infecciones y enfermedades. Por lo tanto, es más probable que te resfries si has dejado a un lado tu vida sexual.

  3. Cambios cardiovasculares: Practicar sexo nos aporta grandes beneficios para nuestra salud cardiovascular, por ejemplo, reduce el riesgo de padecer una parada cardíaca. Si estamos acostumbrados a una vida sexual activa, en la fase de abstinencia podemos experimentar alteraciones circulatorias y aeróbicas.
  4. Ansiedad: La sensación de estrés no es sólo a nivel nivel anímico, cuando no tenemos relaciones sexuales nuestra presión arterial se incrementa. En ocasiones, puede producir episodios de crisis de ansiedad.
  5. Ciclo del sueño: El sexo facilita la regulación de los ciclos de sueño e incluso es un gran aliado contra el insomnio. Así que si entramos en fase de abstinencia, puede que se vea alterada nuestra capacidad para conciliar el sueño.
  6. Disminución del deseo sexual: Si experimentas un periodo prolongado sin sexo, el cuerpo podría acostumbrarse y compensar la respuesta hormonal a la excitación.
  7. Menos positividad: Pasar de una vida sexual activa a la abstinencia puede afectar significativamente nuestro estado de ánimo y autoestima. ¿Por qué? Durante el sexo liberamos hormonas responsables del placer y la sensación de felicidad (como la dopamina y la endorfina) que nos hacen estar más positivos y de buen humor.
  8. Disfunción eréctil: En los hombres existe el riesgo de sufrir disfunción eréctil después de un periodo de abstinencia sexual. Además, tener una vida sexual activa disminuye el riesgo de cáncer de próstata.
  9. Debilitación del suelo pélvico: En las mujeres, practicar sexo es un ejercicio beneficioso para fortalecer el suelo pélvico gracias a las contracciones que se producen en el momento del orgasmo.

Fuentes: Muy Interesante, Capital.

1 539