amor y belleza XL

Amor y belleza XL: el poder de la fotografía

“Ella retrató a los invisibles para mostrarte que el amor y la belleza viene en todas las tallas”. Se trata del trabajo de una fotógrafa, Substantia Jones, quién decidió inmortalizar a personas que no siguen los cánones de moda y que rebosan amor y belleza XL.

En el marco del proyecto Adipositivity, la voluntad de esta fotógrafa es ir en contra de las limitadas representaciones de los estándares de belleza en los medios de comunicación. Lo hace a través de fotografiar cuerpos poco normativos, con sobrepeso, para reivindicar la aceptación de las distintas variaciones de medidas en las personas. Su objetivo principal es poner a colación el debate en torno a la política de cuerpos. Como dice ella, la idea es «parte gordura, parte feminismo, parte ‘que te den'».

Los modelos en general, persiguen una mayor aceptación propia e incremento de la autoestima a través de la subversión, de ir en contra de los cánones y lo que la sociedad y los medios de comunicación legitiman como cuerpos normativos. La fotografía se ha usado históricamente para crear complejos en las personas, especialmente en las mujeres, acerca de la apariencia física ideal que deben perseguir. En este caso, la herramienta se usa totalmente al contrario.

Jones defiende que el proyecto surgió tras descubrir que lo que nos parece poco atractivo visualmente (normalmente generado a través de los medios) puede invertirse si estamos constantemente expuestos a una representación positiva de ello. Así pues, el hecho de hacer fotografías a individuos y parejas con sobrepeso, o dicho de otro modo, con belleza XL,  se consigue normalizar una anatomía que puede ser tan normal como cualquier otra más delgada.

Además, la fotógrafa también defiende que con este proyecto ha conseguido romper muchos mitos, como por ejemplo el de que las personas gordas se suelen emparejar con otras personas gordas y las delgadas con delgadas. En una entrevista con Vice explica un caso en particular en que un hombre conoció a una mujer que había usado una de las fotos de la sesión con ella en una app para ligar y ahora estaban a punto de casarse. A él le había parecido que esa mujer debía ser muy interesante si se atrevía a desafiar así los cánones de belleza. Un ejemplo de pareja en que hay diferencia de peso, y que demuestra que las personas no se enamoran de un tipo de cuerpo en concreto, y si lo hacen, no tiene por qué ir condicionado por el cuerpo que tienen ellos mismos.

Proyectos como este demuestran que todos podemos poner de nuestra parte para vivir en un mundo menos cargado de prejuicios y abierto a todo tipo de personas sin discriminación. Una vez más, el arte se convierte en una vía de cambio de paradigma, una manera de generar debate y conducirnos hacia un sistema mucho más positivo para todos.

5 1288