sexo tántrico

Sexo tántrico: conecta con tu espíritu

Orgasmos más largos e intensos, relaciones que pueden durar horas… el sexo tántrico es un concepto que se ha visto rodeado de muchas ideas y creencias, y el hecho de que provenga de culturas orientales lo envuelve de un aura de misterio y excentricidad que a veces nos asusta, pero… ¿qué es realmente el sexo tántrico?

El sexo tántrico, como su propio nombre indica, está fundamentado en el Tantra, una tradición esotérica, típicamente oriental, que se basa en el aprovechamiento de los placeres materiales del mundo para alcanzar la plenitud de espíritu. El sexo tántrico tiene su enfoque en la energía sexual del individuo puesta en el centro de todo.

A través de la meditación y la abstracción mental, el acto sexual se considera un rito que une la fuerza de ambos integrantes de la pareja, que hasta ese momento se encontraban separados. En el sexo tántrico se le da la misma importancia a todo el cuerpo y no solo a los genitales. Para practicarlo, es importante aceptar los defectos y virtudes del otro y de uno mismo, ya que en el tantra no hay nadie superior o inferior, no existe nada bonito o feo.

Además, para alcanzar las prácticas tántricas en el sexo hay que poner toda nuestra atención al proceso, estar muy concentrado y ser consciente de cada detalle durante la práctica. Se potencian plenamente los 5 sentidos a través de besos apasionados, miradas cómplices, caricias intensas… y también pueden ayudar productos eróticos como lubricantes y aceites esenciales que estimulen aún más nuestros sentidos.

Otro de los secretos del sexo tántrico es el control sobre el orgasmo, retardado y con eyaculación interior, que permite a algunos hombres que controlan el tantra eyacular varias veces y alargar el sexo, dilatando el placer al máximo. La idea al practicar esta variedad de sexo es que consigáis un orgasmo en todo el cuerpo, creando una atmósfera erótica y una tensión al borde del clímax pero sin llegar a él, mientras dejáis que se evaporen las sensaciones hasta que no podáis más. Con paciencia y disciplina, os iréis acercando poco a poco al tan ansiado clímax. En ese momento, si lo habéis hecho bien, todo el cuerpo se os contraerá en el orgasmo más intenso que hayáis experimentado hasta la fecha, y os fundiréis en un colmo de placer.

Cabe decir que el sexo tántrico es una práctica muy complicada, solo al alcance de personas muy disciplinadas de mente. Por tanto, requiere mucha práctica y consciencia de uno mismo y del mundo que nos rodea. Hay expertos que dan clases y algunos libros para aprender más sobre sexo tántrico, así que introducirte en esta filosofía está a tu alcance. ¿Te atreves a experimentar un sexo completamente diferente del que conoces?

1 468