El pene se puede romper

¿El pene se puede romper?

Antes de empezar, nos vemos en la obligación de avisaros de que este artículo puede no ser apto para personas extremadamente sensibles, pero sin duda es un mal necesario para aprender algo nuevo sobre anatomía (concretamente anatomía masculina) y sobre cómo evitar un inconveniente poco común, ¡pero que puede pasar! Porque así es, amigos: el pene se puede romper. 

Y si no que se lo digan al ex jugador de la NBA Dennis Rodman, que en más de una entrevista ha admitido abiertamente haberse roto el pene. Pero no una vez. Ni dos veces. Estamos hablando de una persona que se ha roto el pene hasta TRES veces

La primera vez fue en un camarote durante una fiesta en un barco, donde intentando hacer el salto del tigre a lo bestia la cosa no salió exactamente como esperaban. La segunda vez fue con una chica que le aseguró que le sorprendería con un movimiento que había aprendido en libros tántricos… Sorprendido quedó, pero no precisamente en el buen sentido. Y la tercera vez fue con su novia del momento, durante una sesión de sexo salvaje en un hotel. La noche volvió a acabar en un hospital. ¡Qué mala pata!

Dennis Rodman se rompió el pene intentando hacer el salto del tigre 

Vale que nos guste el sexo salvaje… Pero hay ciertos aspectos que debemos vigilar si no queremos acabar en el hospital con una lesión más bien incómoda.

Pero empecemos por el principio. ¿Cómo puede ser que el pene se rompa si es un músculo? Tiene una explicación más sencilla de lo que parece. Resulta que el pene tiene un cuerpo cavernoso que se llena de sangre durante la erección, por lo que solo existe riesgo de romperse si está erecto. Si durante la erección no tenemos cuidado y el pene se dobla más de la cuenta, puede existir la posibilidad de que la capa que envuelve la sangre se quiebre. ¡Auch!

La forma más habitual de sufrir esta lesión es durante la penetración, sobre todo en estimulaciones muy bruscas. Si empujamos con demasiada fuerza, el pene puede chocar con el perineo o el hueso púbico, y no creo que ni a vosotros ni a vuestras parejas les haga demasiada gracia el dolor que esto produce… Por otro lado, también puede suceder de una manera más tonta, como chocarte contra una puerta, o girarte en la cama con el pene erecto.

Ahora ya lo sabéis, si durante el sexo sentís un chasquido y se os pone el pene como una berenjena (literalmente: morado e hinchado) no dudéis en ir a urgencias y que os atienda un especialista. Es una lesión que duele, ¡pero por suerte tiene solución! 

En cualquier caso, que el pene se pueda romper es un riesgo real, pero no tiene por qué suponer un inconveniente a nuestro desenfreno sexual siempre que no seamos excesivamente bestias.

¡Sexo salvaje sí, pero con precaución!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.