parejas abiertas

Parejas abiertas: ¿hay que leer la letra pequeña?

La monogamia es un modelo de relación sexoafectiva que cada vez es menos mayoritaria, y el concepto de poliamor (del que ya hablamos en otro artículo) o el de parejas abiertas se está extendiendo como la pólvora. Pero… ¿qué implica eso de las parejas abiertas?

En principio, las parejas abiertas son aquellas parejas que tienen una relación seria (incluso pueden vivir juntos, casarse, tener hijos…) pero, además, están con otras personas a nivel sexual y/o sentimental. Esto, a simple vista, puede parecer una idea alocada, teniendo en cuenta que se suele ver como una falta de compromiso y como la aparición constante de celos y discusiones. Sin embargo, cada relación es un mundo, y muchas parejas abiertas saben mantener este tipo de relaciones a base de comunicación y una mente abierta.

Evidentemente, a la hora de iniciar una relación abierta es muy importante establecer las normas primero para que todo quede claro. Sinceridad y confianza son dos ingredientes esenciales en la mezcla, y sobre todo tomar precauciones y mantenerse en los límites preestablecidos. Esta libertad para conocer nuevas personas y oxigenarse puede resultar muy positivo para la vida en pareja.

Aunque puedan surgir algunas desventajas, como por ejemplo tener que inventar excusas para personas a quienes ocultas tu modelo de relación o incluso lidiar con terceros que no aceptan entrar en este tipo de relaciones, también hay otras muchas ventajas, como experimentar muchas cosas nuevas y mantener la llama con tu pareja principal viva.

Los celos son algo inevitable, pero lo más importante de todo es aclarar las cosas para evitar que estos celos vayan a más y se conviertan en un problema irreversible. Como decimos, la mayoría de parejas abiertas coincide en que si se deja todo claro y se respetan las normas, una relación abierta puede ser igual o más satisfactoria que una relación cerrada y monógama.

Y tú… ¿has tenido alguna relación abierta? ¿Te planteas tener alguna?

0 256