Rocking chair

El Kamasutra de Sex Toys Center: Rocking Chair

Cuando la monotonía se apodera de tu relación… ¡Llega una nueva postura del Kamasutra de Sex Toys Center para petarlo! ? Vamos a hablar sobre una postura cañera, ¡hoy subimos el nivel al máximo! Para realizar la postura Rocking Chair solo necesitaremos una silla, fuerza en los brazos y muchas ganas de disfrutar.

Hacía tiempo que no os enseñábamos una postura sexual de las difíciles, ¿eh? La Rocking Chair se suma a otras posturas de hard level como El Delfín o el Cowboy Invertido. La diferencia es que para realizar esta nueva postura necesitaremos una silla, o en su defecto algo parecido. La cuestión es que puedas sentarte en algún sitio y tener cierta estabilidad: silla, sillón, sofá…

La Rocking Chair es una postura de alto nivel, pero también de alto placer…

Para realizar la Rocking Chair en una pareja heterosexual, el hombre se sienta en la silla con la espalda recta y las piernas ligeramente separadas. La mujer se sienta encima suyo, de cara a él, apoyando las nalgas entre sus piernas de manera que la penetración se pueda realizar cómodamente. Él la sujeta por los codos, y baja su pelvis para poder penetrarla, mientras que ella pasa sus piernas sobre su pecho, apoyándolas en sus hombros. La mujer se agarra a los brazos de su amante para mantener el equilibrio mientras él la penetra disfrutando de la vista de sus pechos y su cara…

La Rocking Chair es una postura de alto nivel, pero también de alto placer, ¡por lo que vale la pena probarla! La penetración que se consigue desde esta posición es muy profunda, y la estimulación del punto G es intensa, provocando un gran orgasmo conjunto a la pareja que se atreva a practicarla. En este caso, es el hombre quien adquiere la posición activa en una relación sexual tradicional, pero también se puede experimentar cambiando los roles de la pareja hetero y usando un arnés erótico, o entre dos mujeres o dos hombres.

Como os decíamos al principio, la clave para petarlo con esta postura es tener fuerza en los brazos para sujetar a nuestra pareja y, sobre todo, muchas ganas de divertirse y de probar algo distinto… 

Es vuestro turno. ¡A disfrutar! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.