hombre succionador

El hombre y el Satisfyer: la batalla definitiva

¡Así es, queridos amigos! Desde que el Satisfyer se ha vuelto un imprescindible en la vida de muchas, o un objeto de deseo por parte de otras que todavía no han dado el paso de adquirirlo, los hombres han empezado a pronunciarse en contra de este artilugio de placer que, según la opinión de muchos, les está quitando el puesto.

El pasado febrero, el diario Valencia Plaza publicó un artículo de opinión bajo el título ¿Para qué sirve un hombre?. En él, el periodista Javier Carrasco explica que visitó nuestro supermercado erótico de Valencia City para comprobar realmente qué es lo que tiene el Satisfyer que lo hace tan especial: “Nunca había acudido a un supermercado del sexo, y me atendieron con mucha profesionalidad”. ¡Nos alegra saberlo, Javier!

En el artículo, Carrasco explica cómo la llegada de este aparato tan cómodo, higiénico, práctico y, sobre todo, eficiente, está cavando la tumba de la vida sexual de muchos hombres, que se sienten “derrotados por la maquinita”.

“Un varón es un cúmulo de límites que se hacen más evidentes con la edad, por no mencionar el miedo al gatillazo, y eso que la providencial pastilla azul ha hecho milagros…”

Es un hecho que el Satisfyer ha revolucionado la sexualidad femenina tal y como la conocíamos, convirtiéndose en una herramienta de empoderamiento, más allá de un simple juguete erótico. Esta revolución ha supuesto que muchas mujeres se den cuenta de que no deben depender de un hombre para disfrutar del sexo y del placer, e incluso han conseguido llegar a disfrutarlo de manera más rápida y eficaz. El magazine Esquire también dedicó un artículo a este tema: Hombres vs. Satisfyer: cómo ganar la guerra al succionador de clítoris. El artículo de Mireia Mullor y su punto de crítica y sátira dejan bien claro que quizás el problema no está en el juguete en sí, sino en que las mujeres (¡por fin!) han conseguido ser escuchadas, comprendidas y estimuladas correctamente.

«El clítoris ha sido un gran desconocido (y un gran maltratado) durante demasiado tiempo y con esta revolución del Satisfyer parece que por fin es asunto de interés público.»

Sin embargo, no estamos de acuerdo con Javier Carrasco cuando dice que esto supone una derrota para los hombres. ¡Au contraire! La llegada del Satisfyer os ha hecho un favor, amigos. ¡Aprovechad las armas que la tecnología erótica os ha brindado! Uniendo lo mejor de los dos mundos, podéis conseguir hazañas inimaginables. Dejad de creer que un cacharrito con forma de pingüino va a suponer la extinción del hombre. ¿No creéis que si las mujeres se han vuelto tan locas con un estimulador de clítoris, por algo será? Lo que os debería preocupar más es que las mujeres creen que no os esforzáis lo suficiente por aprender de vuestros errores. Tenéis que preguntar más, explorar más, descubrir más sobre nosotras. Señores: co-mu-ni-ca-ción. Que el succionador no es vuestro enemigo, es vuestro aliado. Fuera complejos de inferioridad y masculinidades frágiles.

El succionador no es vuestro enemigo, es vuestro aliado

Los succionadores, igual que el resto de juguetes eróticos, no siempre son un sustitutivo del sexo, sino que en muchas ocasiones pueden usarse como un complemento más de las relaciones sexuales, como lo son los lubricantes, los preservativos, u otros extras. Imaginad la cantidad de oportunidades nuevas que se os abren si empezáis a introducir el uso del Satisfyer durante la penetración en vuestras relaciones sexuales… El placer que sentirá vuestra pareja, y el orgasmo que le provocaréis será tan espectacular que no querréis dejar de usarlo. Es la magia del succionador de clítoris… ¡Hace feliz a todo el mundo!

En definitiva, ya sabéis lo que dicen… Si no puedes con tu enemigo, únete a él.

Satisfyer en Ohmygoood

Descubre todos los productos eróticos de nuestra tienda online

2 1869