Bolas chinas

¿Qué son las bolas chinas?
Por lo general, este instrumento consiste en dos bolas unidas por un cordón. En el interior de cada bola, se encuentra otra bola más pequeña. Con el movimiento, las bolas del interior chocan con la bola grande que las contiene. Su misión es mantener en forma la musculatura del suelo pélvico. Se consigue a partir del choque entre las bolas y de la vibración que éste genera en las paredes vaginales.
¿Cómo deben usarse?
La mayor indicación a seguir es que durante el uso de las bolas hay que moverse. No servirá llevarlas sin caminar o hacer ejercicio ya que las vibraciones no se producirán. En cuanto a la colocación, al igual que sucede con los tampones, cada mujer encuentra su fórmula más adecuada: de pie, agachada, etc.
Aunque hay cierta armonía, existen diferentes tamaños y gramajes. Se recomienda empezar usando bolas ligeras y grandes y con el tiempo ir avanzando a más pesadas y pequeñas. Así, el esfuerzo de las paredes vaginales para contener las bolas sin que se caigan será progresivo y favorable. Respecto al tiempo, se puede empezar por unos 10 minutos diarios hasta que se logre llegar, según el ritmo de cada mujer, a la meta de 2 horas por día. Y sobre todo, no hay que desanimarse si en las primeras veces las bolas chinas se caen continuamente. Todo es cuestión de práctica y ejercicio.
Una de las dudas frecuentes es si llevar puestas las bolas chinas produce placer. En un inicio, no fueron ideadas con esa finalidad. Siguiendo con el ejemplo de los tampones, como sucede con ellos, la respuesta es no. Sin embargo, existen modalidades del producto que añaden ese plus, por ejemplo, con capacidad de vibración. Además, en cualquier caso su uso puede suponer un estímulo erótico en el imaginario de la persona o de las parejas. Lo que sí está comprobado es su efecto positivo en el placer durante las relaciones sexuales. Hay que recordar que no deben usarse durante la penetración; durante el embarazo; o durante procesos de infección vaginal.
¿Qué mejoras proporcionan?
Al producirse la vibración, las paredes de la vagina se contraen de forma involuntaria. De este modo, las bolas chinas hacen que toda esa musculatura esté en constante ejercicio, lo cual se traduce en una mejora en el tono de los músculos.
Además de tonificar, las bolas chinas consiguen que se produzca un incremento de la circulación sanguínea, de la sensibilidad y de la lubricación natural de la vagina. Por lo tanto, sus efectos contribuyen a que las relaciones sexuales sean más placenteras. Por otra parte, contar con una musculatura más potente prevendrá problemas de incontinencia urinaria y de prolapso.
¿En qué casos se recomiendan?
El uso de bolas chinas es aconsejable para cualquier mujer adulta y sana, ya que le ayudará a mantener en forma la musculatura del suelo pélvico. En concreto, está especialmente recomendado para los siguientes casos: mujeres que suelen cargar bastante peso; en la menopausia; mujeres que realizan deportes en los que se carga el recto abdominal, como el aeróbic; después del parto, sobre todo si ha sido complejo, pero siempre dejando un margen de mes y medio; y también para mujeres con sobrepeso. Aún así, hay que tener atención con las particularidades de cada persona, pues en algunos casos es necesario un trabajo previo de fisioterapia. Por ejemplo, en situaciones de suelo pélvico muy debilitado o de vaginismo. Para ello, es importante tener siempre un control de nuestra situación consultando a médicos especialistas. En nuestro catálogo encontrarás los mejores productos para cumplir con lo recetado por los expertos. ¡Te animamos a que descubras por ti misma los beneficios del uso de bolas chinas!

No vendemos on-line, búscanos en nuestras tiendas

Nuestras Tiendas

Sex Toys Center se abre hueco en las ciudades como si se tratase de un supermercado convencional